· Gente de primera


Al nacer eras un folio en blanco. Un papel inmaculado en el que todos querian escribir y dejar recuerdos, recuerdos que a lo largo de tu vida evocarás y te traerán alegrías.

Todos querian estar ahí. Espectadores de primera fila que no quieren perder esa primera vez en cada vivencia de tu corta exitencia. Eras un bebé adorable.
Cumpliste años y eras un adolescente rebelde que quería escribir su propia historia.
Ahí empezaste a ser el autor, sin dejar que nadie metiese ni una sola letra. Sumando páginas llegaste a ser algo parecido a un comic. Aventuras, amores imposibles....
Seguias sumando y lo que en un principio era un folio ahora es el tan socorrido libro de bolsillo, con un respetable número de páginas llenas de historias más o menos interesantes, historias llenas de luchas por hacerte un hueco en la sociedad. Eres joven, te sientes un triunfador, poco a poco vas consiguiendo tus metas. Añadiendo más páginas al libro. Es la etapa en la que disfrutas del respeto que ganaste con tus esfuerzos. Los demás te escuchan y respetan.
La vida va pasando y con ella sumas páginas y más páginas. Casi sin darte cuenta el libro de tu vida es un best seller. Un libro importante en el que hay ternura, la que sentiste cuando fuiste padre. De lucha y sacrificios, penas y alegrías, de duelos por los seres que fuiste perdiendo a lo largo de tu vida. De satisfacciones y decepciones. Todas esas experiencias que llenan la vida y que son las que nos humanizan. Nos hacen sabios.

Es el momento del descanso merecido, de compartir todo eso con los demás. Hijos, nietos, amigos... y todo aquel que desee escuchar tu historia. Habrá veces que te digan: Abuelo... que eso ya me lo contaste... pero da igual en el fondo les encanta, sólo es por picar.
Siempre, siempre les quedará un sentimiento de ternura y alegría, aprenderán contigo a ser mejores. Puedes estar seguro.
Así que cuenta, cuéntame.
.
.
*Dedicado a todos los veterano/as de la vida. Especialmente a los mios y a Marta, la abueli ciber.

18 comentarios:

  1. La vida es eso: sumar capitulos a un libro que nosotros mismos escribimos.

    Está bien homenajear a los que han conseguido convertir su vida en un gran tomo, repleto de sabiduría y experiencia vital. A veces, son injustamente dejados a un lado, como un libro abandonado en una estantería,. porque nadie lo quiere leer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola perikiyo.

    Tienes toda la razón, precisamente por esto es por lo que he escrito esta entrada. Por lo mal que a veces son tratados sin merecerlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hay preciosa!!!!!!! me has hecho llorar, gracias mil por tenerme presene.

    Fijate que este 19 de junio(Natalicio de Artigas) es el Dia de los Abuelos en Uruguay y mañana miercoles tendre en la escuela de una de mis nietitas un reencuentro donde los abuelos en la biblioteca les leemos cuentos!!!!

    Recibe mi mas cálido afecto.

    ResponderEliminar
  4. Hola Abueli.

    No era mi intención hacerte llorar, si no todo lo contrario...
    Aqui el día de los chic@s de oro es el 15 de Junio.
    Espero que lo pases muy bien en ese encuentro escolar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Ceferina: Entrar en tu blog me ha puesto sensible y emocionada. Primero por la forma en que has ido describiendo la vida de las personas de una forma muy bella y segundo por encontrarme de "sopetón" con la imagen de mi libro dándolo a conocer. Es un detalle que habla de un corazón desprendido y lleno de generosidad, no sabes como me ha emocionado.Te lo agradezco con toda mi alma.

    Poco a poco voy volviendo a los blogs. Sólo me queda l exmen oral pero a ese no le tengo miedo.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  6. Malena muchas gracias por las palabras tan cariñosas que me dejas. Poco a poco aprendo de personas como tu.
    ¡ el libro está ahí desde el principio ! Como no lo has visto?

    Un abrazo muy fuerte amiga.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito el texto, escribes muy bien, un placer leerte.
    que tengas una feiz semana.

    ResponderEliminar
  8. pepillo4:05 p. m.

    Que suerte y que alegria tener a alguien al que decirle, abuela que eso me lo as contaoo ya ¡¡ ¡¡ me a encatadoo ¡¡ (ay que pensar un par de veces entrar en el zorro cano...
    siempre se te puede escapar una lagrimilla)

    Gracias tia Cefe

    ResponderEliminar
  9. Hola Ricardo.

    Gracias por tu visita y por tus agradables palabras, que viniendo de ti son doblemente halagadoras.
    Siempre serás bienvenido a este humilde blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡ Pepillo tu por aquí !!
    Pues ya sabes, aprovecha ahora que la tienes... y llena tu saco de los recuerdos de cosas bonitas.
    Ya sabes que te adora.

    Un monton de besos. ¡¡Guapo!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Ceferina.

    Que bonita entrada, hay algo en ella que te sacude, que da vértigo. Al plantear la vida de esta forma, la puedes visionar de un solo golpe, el niño, el adulto y el anciano, dándose las manos formando un círculo. Marea pensar en que queda del niño que fuí en mí y que dejaré yo en el anciano que seré.De todas formas esta no es la cuestión que planteas y me sumo al homenaje de nuestros mayores. Son héroes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un saludo desde "Tomara que tu viera..." volveré.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu visiata y sentires vertidos.
    Cariños

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tu visita y sentires vertidos.

    Cariños

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu visita, bueno te dire que somos de la época que comenzamos a liberarnos de muchos tabues y bueno somos abuelas "liberadas"

    Pero en serio fuimos de una època que se enfrento con aquello de tal vez era pensable darle una pastillita a la hija en el desayuno, bromeabamos con las amigas, claro yo livianita.... tenia hijos varones.

    Cariños y los mejores deseos en los dias a venir.

    ResponderEliminar
  16. Visitandote y agrdeciendo el cariño que compartes.

    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  17. Hace mucho que no escribes, Ceferina. ¿Estás bien?

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  18. que manera de escribir tan buena¡¡¡¡ es una historia de esas que te hacen reflecccionar

    ResponderEliminar