·

Poses


No me interesa nada o casi nada.
Paso los días pasando y posando
imposturas ante las risas  felices
de los demás impostadores como yo.

Guardo un tesoro oxidado
al que ya no me apetece sacarle brillo.
No me interesan las palabras viciadas-vacías,
me aburren, me consumen, me ahuecan...
Echo raices en la maldita nostalgia,
un refugio ficticio donde habitan mis alegrías.

No me interesa nada o casi nada.
Un casi de esperanza que espera
vestida de fiesta, tranquilamente.
El tiempo, juez de jueces pondrá la música.


Por muy malas que sean las circunstancias siempre hay una luz al final del sendero que nunca hay que perder de vista.

Eres como una ola

Dedicado a Angie.



  Eres como una ola, 
delicadamente fuerte.
Batiendo cadenciosa contra la roca,
insistente, moldeas a tu antojo las formas 
como besos que nacen de tu boca.
Alegre cascabel de sonrisas incansables;
Música de nubes para oídos anhelantes.

Eres como una ola,
delicadamente  fuerte.
Mirada clara, transparente, ojos inquietos.
 Limpia claridad de una mañana en primavera.
Honesta, leal, amiga. Grande.
    Eres como una ola...  
delicadamente  fuerte.


                                                                        

Opino que.....



Esta muy bien que un día al año esté dedicado a las mujeres. Creo que nos lo merecemos... ¿no? Como mujer me agrada; por un día somos las protagonistas mundiales, ole ole, y todos ser rasgan las vestiduras en pro de nuestros derechos!! pero no de todos los derechos... y aunque se ha avanzado mucho, aun queda mucho más. El día de la mujer sería más completo si se equipararan salarios por el mismo trabajo, si no se mirara el genero para ocupar puestos de responsabilidad, si la maternidad no fuese ninguna traba, 
sin maltrato, sin burka.... sin tener que demostrar el doble para conseguir en muchos casos la mitad, sin... sin... sin... En definitiva siendo iguales, Así el día internacional de la mujer sería más justo y equitativo. No queremos más, ni ser más, porque somos iguales.  Así que ahí seguiremos en la brecha sí o sí, decididas a conquistarlos todos.  

                                                             

· Gente de primera


Al nacer eras un folio en blanco. Un papel inmaculado en el que todos querian escribir y dejar recuerdos, recuerdos que a lo largo de tu vida evocarás y te traerán alegrías.

Todos querian estar ahí. Espectadores de primera fila que no quieren perder esa primera vez en cada vivencia de tu corta exitencia. Eras un bebé adorable.
Cumpliste años y eras un adolescente rebelde que quería escribir su propia historia.
Ahí empezaste a ser el autor, sin dejar que nadie metiese ni una sola letra. Sumando páginas llegaste a ser algo parecido a un comic. Aventuras, amores imposibles....
Seguias sumando y lo que en un principio era un folio ahora es el tan socorrido libro de bolsillo, con un respetable número de páginas llenas de historias más o menos interesantes, historias llenas de luchas por hacerte un hueco en la sociedad. Eres joven, te sientes un triunfador, poco a poco vas consiguiendo tus metas. Añadiendo más páginas al libro. Es la etapa en la que disfrutas del respeto que ganaste con tus esfuerzos. Los demás te escuchan y respetan.
La vida va pasando y con ella sumas páginas y más páginas. Casi sin darte cuenta el libro de tu vida es un best seller. Un libro importante en el que hay ternura, la que sentiste cuando fuiste padre. De lucha y sacrificios, penas y alegrías, de duelos por los seres que fuiste perdiendo a lo largo de tu vida. De satisfacciones y decepciones. Todas esas experiencias que llenan la vida y que son las que nos humanizan. Nos hacen sabios.

Es el momento del descanso merecido, de compartir todo eso con los demás. Hijos, nietos, amigos... y todo aquel que desee escuchar tu historia. Habrá veces que te digan: Abuelo... que eso ya me lo contaste... pero da igual en el fondo les encanta, sólo es por picar.
Siempre, siempre les quedará un sentimiento de ternura y alegría, aprenderán contigo a ser mejores. Puedes estar seguro.
Así que cuenta, cuéntame.
.
.
*Dedicado a todos los veterano/as de la vida. Especialmente a los mios y a Marta, la abueli ciber.

Dicen...

                                                                   
Oleo de Clara Luz Castillo Parodi

 ...Dicen que sus miradas se  cruzaron, y en ese instante mágico se 
escribió una gran historia de amor...
                                                                                    

· La vida es bella


Bueno, pues ya tenemos indigente en el barrio, no es que me moleste, todo lo contrario. Lo que me infla las meninges es que por las circunstancias que vivimos haya personas abocadas a vivir en la calle.
El señor se ve muy educado y se adivina que tenía una vida como la mía o la de cualquier ciudadano que trabaja y paga sus impuestos, pero ya son tantos, tantos, que no hay sitio suficiente en el centro de la ciudad  y parece que aquí la gente es más solidaria ¿?
Los de la caja de ahorros han tenido la brillante idea de cerrarle el chiringuito del cajero automático, ellos siempre en su linea, como no pasan frío ni se mojan... y es que hay que ser consecuentes consigo mismos no vaya a ser, que les suelte la piojera, que dudo que tenga y pasen de chupar la sangre de los demás a que se la chupen a ellos.
Pues eso... que la vida es bella.
Que asco de tanto miserable de chaqueta sin clase ni dignidad, doy por seguro que mucha menos que cualquier persona sin techo. Por cierto el pobre señor ha emigrado a otro cajero, ayer lo vi con su bolsa de Mercadona y su hamaca  de playa.

· Cuento de Navidad (Reeditado)


Como cada año por estas fechas Bruno aparecía con una rama de pino sobre el hombro. Los niños al verlo gritaban contentos pues esperaban ansiosos la llegada de aquella rama,  porque con ella llegaban las vacaciones y la Navidad.

Días antes Ángela, su madre los tuvo entretenidos haciendo adornos  para decorar el árbol, fuera hacía mucho frío y no podían salir a jugar.
Con unas cajas de cerillas, unas cascaras de nueces, el papel brillante de las cagetillas de tabaco  y otras cuantas cosa más estuvieron frabricando un montón de adornos, mientras su madre les acercaba la merienda y los observaba con dulzura y ayudando a los más pequeños que eran menos diestros en tales menesteres.
Cuando todo estaba terminado sólo quedaba esperar a que la pintura y el pegamento se
secara y que su árbol hiciera acto de presencia.
Cada día preguntaban a su padre: ¿cuando traerás el árbol papá?  él contestaba que éste año no podía ser...  que...  y se reía para sus adentros, cuando todos se quedaban serios, el gritaba ¡ que es broma, mañana mismo lo traeré! y la broma acababa en una batalla de cosquillas. Efectiva mente al día siguiente apareció con el pino. Y ahí estaban los cuatro niños llenos de alegría alborotando hasta que su madre ponía paz.
Entre todos adornaban el árbol bajo la mirada cómplice y tierna de sus padres, que disfrutaban tanto como los niños.
En el hogar de Bruno y Ángela no había lujo y su cena de Noche buena no era diferente a la de otras noches, pero en cada rincón de la casa rebosaban  amor,  felicidad y  ternura. No hacía falta mas.



Este cuento no es mas que la historia de aquellas navidades de mi niñez, de las que guardo los más bonitos y entrañables recuerdos con sabor a ColaCao...


¡¡Feliz Navidad a todos que  vuestras vidas rebosen de Amor, Felicidad y Ternura  y que los sueños se hagan realidad!!