·

VUELTA A LA VIDA


Con 18 años se casó, con 19 fue madre.

Dejo todos sus sueños atrás para cuidar de su hijo, su marido y su casa. Durante años veló por que todo estuviera a punto. Con mimo planchaba, cocinaba... Ponía todo su amor en cada cosa que hacía.

Los años fueron pasando. Su hijo crecía y cada día la necesitaba menos. Su marido se fue acomodando, dedicaba su tiempo a su profesión y a colaborar en todo aquello en lo que podía, ayudando a los demás con la tranquilidad que da el saber que hay alguien que te espera para darte lo mejor. Mientras, ella siente que los días se alargan, que la soledad le pesa. La monotonía es su día a día. Pero todo esta bien, cada cosa en su sitio.
Y paso lo que tenía que pasar... Decidió que ya era hora de llevar a cabo todo lo que no había podido hacer antes.
Se apunto en una academia para preparar el acceso a la universidad y después de un tiempo, aprobó con una nota excelente, la cual le dio la oportunidad de elegir la carrera que ella deseo durante años.
El día que se vio delante de la puerta de la facultad, no se lo creía. Respiró profundo y atravesó el umbral segura de si misma, feliz.
Empezó lo que hacía años tenia olvidado. Disfrutaba de todo como una adolescente, se relacionaba con gente mucho más joven que ella que la hacían retroceder en el tiempo y ser una más. En poco tiempo se sintió como pez en el agua.
Con el tiempo fue consciente de que todo había cambiado. Sobre todo ella.
Descubrió que su matrimonio dejo de ser hacia mucho tiempo, que el amor ahora era cariño y el deseo indiferencia. Por fin tuvo el coraje de reconocer lo que durante años no quiso ver.
Su hijo vuela por si solo. Ahora todo esta donde tiene que estar.
Ahora disfruta de cada día. Siente que ha recuperado su vida.
Está y se siente viva.




10 comentarios:

  1. Mi querida Ceferina: Es la historia de tantas mujeres que tuvieron el coraje y la fuerza de quererse a ellas mismas y realizar sus sueños. Nunca es tarde para realizarlos y nunca se debe de dejar de soñar y ponerse cada vez nuevas metas.

    Felicidades a todas esas mujeres.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  2. Lo que has escrito da para un buen rato de reflexión.
    Cuántas personas habrán sacrificado su talento e inteligencia, para entregar su vida a los que les rodean.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno lo que has compartido, muchas son las mujeres que no se realizan, siempre a la sombra de otros.

    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus visitas , tu siempre estar se acuna con cariño

    Un suave abrazo

    ResponderEliminar
  5. Lo que mas me gusta, es el título, tan simple, tan corto, y con tanto contenido ¡¡ ¡¡ Cefe con esto que haces es mas sencillo, VOLVER A LA VIDA ¡¡

    ResponderEliminar
  6. Pase a saludarte,te dejo cariños con el deseo de buen fin de semana!!!!

    ResponderEliminar
  7. CUANTAS CONOZCO YO ASIIIIIIIIIIIII, SI TE CONTARA....
    UN BESITO, AUNQUE NO ESTOY MUY SEGURA DE DARTELO, TE ESPERÉ EN LA FERIA, JAJAJAJAJA, ME TIENES EN ASCUASSSSSS, NI SEMANA SANTA NI FERIA.....

    ResponderEliminar
  8. No se, Ceferina,hay algo que no me cuadra. Se supone que la construcción de un hogar no debe de pesar, que debe ser compartida y querida, deseada y apasionante, algo de lo que con el tiempo y junto al "otro" sentirse orgulloso y nunca sólo , si esto ocurre es que hay algo roto......el AMOR?

    No creo que sea un problema de entrega no correspondida, ni de comunicación mal entendida, pienso más bien,que el deseo de la vida junto al "otro" nadie lo controla ni maneja, es visceral y endiabladamente loco.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Vengo a desearte una buena semana

    Cariños

    ResponderEliminar
  10. NIÑA, TE MANDO UN BESOTE GRANDOTE.

    ResponderEliminar