·

· La vida es bella


Bueno, pues ya tenemos indigente en el barrio, no es que me moleste, todo lo contrario. Lo que me infla las meninges es que por las circunstancias que vivimos haya personas abocadas a vivir en la calle.
El señor se ve muy educado y se adivina que tenía una vida como la mía o la de cualquier ciudadano que trabaja y paga sus impuestos, pero ya son tantos, tantos, que no hay sitio suficiente en el centro de la ciudad  y parece que aquí la gente es más solidaria ¿?
Los de la caja de ahorros han tenido la brillante idea de cerrarle el chiringuito del cajero automático, ellos siempre en su linea, como no pasan frío ni se mojan... y es que hay que ser consecuentes consigo mismos no vaya a ser, que les suelte la piojera, que dudo que tenga y pasen de chupar la sangre de los demás a que se la chupen a ellos.
Pues eso... que la vida es bella.
Que asco de tanto miserable de chaqueta sin clase ni dignidad, doy por seguro que mucha menos que cualquier persona sin techo. Por cierto el pobre señor ha emigrado a otro cajero, ayer lo vi con su bolsa de Mercadona y su hamaca  de playa.