· Sin palabras


El árbol de la vida.
(Samsonov Vladimir)
Nunca he sido de las que se callan, siempre digo lo que pienso y defiendo aquello en lo que creo con verdadera vehemencia. Pero a veces la vida saca sus zarpas y te deja muda; sin dar explicación, esto es lo que hay y punto. Cientos de preguntas para las que no hay respuestas; y la cabeza, que siempre guarda un as, crea la ilusión de que todo es un sueño, una mala pesadilla que acabará en cuanto despierte; lo peor es que sabes que estás despierta y que no es un sueño y que no puedes hacer nada, absolutamente nada para cambiar la realidad. No puedes. Ella es la que manda.
Hay veces en las que es mejor callarse, ausentarse; esperar a ese día en el que la alegría haga latir más fuerte el corazón, por que el tiempo todo lo suaviza, y al final siempre te quedas con lo bueno.
Vivir es eso... una de cal y otra de arena,. La vida es como una madre, ahora te regaña y luego te da besos.